Nunca busques
en el otro
la
aterradora
ilusión del diálogo

// J. Baudrillard

justo


Por la ventana, secretos encandilados
tapados por cortinas naranja hasta el suelo
que recuerdan despedidas insoportables,
lo habías sabido con anticipación porque leíste justo
a tiempo el horoscopo anual
y ahora estarías preparado.
Pero no.
Todo el día esperando que la predicción asome,
escuchando killer cars y mirando esas revistas de moda horrendas con fotos en página entera.
Fuiste corriendo por la vereda de la sombra creyendo escapar.

3 comentarios:

Hay que tomarse la sopita dijo...

verónica lavalle nunca tuvo tanta razón

saludois

Julián dijo...

Y sin embargo, cuánta autonomía desparramada en pro del sublime glande estacionario que falla a nuestro favor! Cuánta docilidad y (hoy sin mayonesa, sabés que me gusta la mayonesa y más en verano, pero hoy, y por favor, sin mayonesa) desgarradoras curtiembres anecdóticas que destapan los suaves hímenes del sombrerete de Deleuze y otros moñitos! Cariños a los tuyos y nos vemos en el cumple de Sebi!

Joaquín dijo...

Merci beaucoup.

Las ventanas son todo un asunto.

Me gustó lo de Holograma IV: "el vicio se ha vuelto imperceptible pero subyace en cada carcajada"

human_are_
not_human

un montón de basura