Nunca busques
en el otro
la
aterradora
ilusión del diálogo

// J. Baudrillard


Suena bien fuerte la música mientras me dirijo hacia la cocina y agarro el encendedor para prender el cigarro.
Con la mirada en la nada, perdida, consciente, tratando de localizar el estado de las cosas.
No he tachado nada de la agenda en estos últimos meses, solo me dirijo a ese lugar a donde me invitaron, ya pasaron 6 horas, me voy a acostar.
Me levanto al mediodía, tomo un café y un cigarro, me quedo en el centro de la habitación y miro hacia ningún lado, nuevamente, se que dentro de un rato volveré y serán las 16 hs.
Estoy en el mismo lugar hace varios meses, la música es cada vez mas fuerte, no me acuerdo de mis deciciones, no me acuerdo como llegué acá, no me acuerdo a donde quiero ir, no me acuerdo si me quería quedar.
Compro una tarjeta y llamo por teléfono solo para escuchar la respuesta equivocada, ya lo sabía pero tenia que probar que estaba equivocada y no lo estaba.

http://www.goear.com/listen/1218372/dias-distintos-andres-calamaro

1 comentario:

Hay que tomarse la sopita dijo...

*la vida parece cada vez más dirigirse a ser una sucesión de lugares donde te invitan
*me invitan a un cigarro y digo no fumo y estoy intentando bajar las dosis de cafés porque aceleran el tiempo
*el tiempo esa puerta dibujada en la pared


PD no soy el responsable de los helados solo me los como

saludins

human_are_
not_human

un montón de basura